¿Dios Existe?

Era un día frio y nublado de otoño.

Durante mi trote matutino pasé por un lugar “hermoso” que tenía flores, bonitas aceras de color blanco y un césped perfectamente podado. Podrías pensar que estaba pasando por un jardín, pero no era así; estaba parado en un cementerio. Encontré en el lodo un pedazo de lápida destrozada. Uniendo sus pedazos, pude difícilmente leer una inscripción descolorida que decía “aquí yace Thomas Scott 1844-1923”. Todo lo que fue dejado detrás de un padre, un esposo y un amigo para muchas personas, yacía destrozado en mi mano.

A medida que la niebla fue aclarando pude ver cientos de lápidas corroyéndose a mi derecha y a mi izquierda, y de pronto tuve una horrible sensación. Bajo cada una de estas lápidas yacía un cuerpo sin vida y en descomposición. Yo estaba parado justo sobre un ataúd lleno de cenizas y huesos. Una persona nunca imaginaría que bajo un lugar tan “hermoso” en realidad se consuma un encuentro mórbido con la muerte. Sin importar que tan color de rosa parezca ser la vida, pareciera que esta termina en un lugar mórbido y frío como este.

Seguramente esto no es algo novedoso y todos nosotros hemos sido conmovidos por un pensamiento de este tipo; no obstante este sentimiento nos hace pensar cuando nos detenemos y lo analizamos con cuidado. Como un hombre o una mujer joven, todos tienen esperanzas, objetivos y sueños en su vida; creemos que vamos a llegar lejos y seguramente podremos hacer la diferencia, pero la verdad es que de los 7 billones de seres humanos habitando el planeta, existirán 7 billones de lápidas en muy poco tiempo, y muy pocas cosas pasarán mientras tanto.

Cuando estaba parado en este cementerio di un largo suspiro. ¿Cómo podría ser esto cierto? Es tan injusto. Aunque parezca increíble, era un día nublado y gris, y una suave llovizna empezó a caer, mientras yo estaba sumido en mis pensamientos. ¿Qué podría hacerse al respecto? ¿Deberíamos simplemente apreciar el tiempo que nos queda? ¿Deberíamos “vivir como si estuviéramos muriendo? ¿Es esta la respuesta, o podría ser algo más”?

¡Sí hay algo más! Mi vida podría terminar mucho más rápido de lo que yo
quisiera, pero aun no estoy muerto; no todavía. Tengo una voluntad, y una mente, y un alma y un espíritu. Tengo todo esto que confluye dentro de mí, así como lo hace dentro de ti. Yo tengo la capacidad de crear, diseñar, cambiar, pensar, reflexionar, y razonar. ¿De dõnde vienen estas cosas? Ningun animal tiene estas capacidades. Si somos la decendencia de monos ¿de dónde viene todo esto? Sería absurdo concluir que nuestros capacidades de amar, perdonar, crear, contemplar, etc, son resultados de la evolución sobre billones de años de limo en el lado de una laguna prehistorica. Sólo sería alguien que estaba contra, o odía a Dios que entretenería tal especulación absurda. Tienes diferenciar entre el pensamiento lógico y la rebelión deliberada. Si no estás contra Dios, tu propio razón te dice que Él existe. No deja el cinismo influcirte para un actitúd que te prevendrá de algo, o mejor dicho, Alguién que quiere brindarte algo bueno. Sin precio, sin membresía, ni afiliación a ninguna entidad humana. Sólo algo entre tú y Él que cambiará todo en tu vida. Las personas perezosas dicen “Dios no existe” “la biblia fue escrito meramente por hombres” etc, porque no quieren dedicar el tiempo y esfuerzo que se requiere para buscarlo, y permiten que sus experiencias pasadas en una “iglesia” o con una religión determinen su manera de pensar acerca de Dios ahora. Esto es trágico

¿Has visto las estrellas en el desierto Atacama? 

Un hombre que se llamó Abraham salio de su carpa hace unos miles de años y miró a las mismas estrellas que vemos hoy (Gen.15). Él contempló esas estrellas y él decidió creer en Dios. Tan sencillo. Ningún ley, ninguna religión, sencillamente creó. Fue el primer hombre hacer esto. Y esto, la fe sencilla, sería la sustancia en que sobre la cual Él basaría todo el Evangelio.

Stars-Anacoma-Desert-Chile

Yo sí y si no los has visto, deberías intentar a ir a un lugar desolado para ver las estrellas. En las cuidades, faltamos esta oportunidad espectacular. Cuando nosotros estuvimos en Chile, viajando por Sur America en 2014 teníamos la oportunidad ver un Eclispse Lunar allí en el desierto. Estuvimos emcampando en medio del desierto sin nada alredador. ¡Fue espectacular! Nunca he visto tantas estrellas en toda mi vida.

Junto con las estrellas, tenemos las montañas, los momentos cuando el sol baja y los nubes se transforman en colores brillantes de rojo, naranja y amarillo, los arboles, los animales increíbles, el cuerpo del ser humano y un sin fin de cosas que dan testimonio a un Creador Divino. Estas cosas no me hablando de un cáos al azar que pasó hace centenarios de mil millones de años. Tampoco me hablando de la ida a un edíficio una hora el Domingo. Entonces tienes que preguntar; ¿quién es Dios? ¿Dónde está Dios? Y más que todo, ¿qué tiene que ver contigo hoy en día?

Tienes que considerar a Jesús de Nazaret. Él es el único en la historia que se proclamo a sí mismo como la Verdad (Juan 14:6). Nadie habla como este Hombre habla, nadie. No sería posible logicalmente decir que “Él era un bueno profeta, pero no era Dios”. Porque Su identidad entara fue basado en que Él era Dios (Jn.5:18, 10:30).  ¿Quién realmente era ese tipo? Él se reveló cosas que nadie anticipó. Que tienes que perder de gastar un tiempo leyendo el Evangelio de San Juan. Las cosas que no entiendes ahora, puedes entender con paciencia, persitencia en pedir a Jesús darte entendimiento. Si son Sus palabras, Él debería ayudarte entenderlas o todo acercade Él es una mentira. 

Es muy fácil cruzarse de brazos y decir: “Si Dios es real, entonces esto debería suceder… o las cosas no deberían ser de esta forma…” Esto sólo demuestra la falta de corazón para conocer la verdad. Pero yo te pregunto amigo mío, ¿Cómo vas a poder encontrarlo, si no lo buscas? 

No permitas que el cinismo te roba de lo que Dios mismo te ofrece; no permitas que tu pasado determine tu futuro. Sería trágico si vives toda tu vida sin ni siquiera dar a Él una oportunidad. El mundo dice que el orgullo es algo bueno, Dios dice que te destuyirá (Jm.4:4-6). No finjas que ya lo sabes todo. Todo empieza con humillarse.  Háblale a Dios. Él puede escucharte. Si Él es real, se revelará a ti.

“Pedid y se os dará; buscad y hallareis; llamad y se os abrirá.” (Mat.7:7)

-Juan

Estoy buscando una prueba que Dios no existe. No lo he encontrado.