Nuestro Padre

Young-Man-looking

Juan Jhosua| Sept.2014

550 Palabras, 5,5 minutos

Si la boca habla de la abundancia del corazón, entonces concluyiría llenó el corazón de Jesús? ¿Hablaba sin cesar sobre ir a un templo, la realización de rituales o de tratar de ser una persona mejor? ¿Específicamente qué fue el centro de Su vida y Su conversación? Amor? Verdad? La justicia? El Pecado? El Perdón? ¿Sus enseñanzas eran vagos y no concluyentes? La Revelación de Dios en la tierra y ¿qué fue Su essencia?

 

Déjanos considerar; “El que Me ama, Mi Padre lo amará …” “El que Me ha visto, ha visto al Padre …” “… El Padre mismo os ama …” “… hablo nada de Mi propia inciativa, pero sólo lo que quiere el Padre…” “…Yo y el Padre Somos uno…” “Pues el Padre ama el Hijo…” “…para que sean uno, Padre…” “…He venido del Padre…” “…Yo voy al Padre..” “…El Padres está en Mi y Yo en el Padre…” “…Padre, glorifica tu Nombre…” “Todo lo que tiene el Padre, mio es…” “… Como Me envió el padre viviente, y Yo vivo por el Padre…”  “Hablo estas cosas que El Padre Me ha enseñado…” “…Esta es la voluntad del Padre…” “…Nuestro Padre…” “…Tu Padre… “” …Mi Padre…”

¿Ves?184 veces Jesús habló de Su Padre. Es la razón que El vino a la tierra; revelar Su Padre a un mundo huérfano. ¿Por qué es que nadie habla de esto? Debido a que no pueden recibir el Espíritu del Hijo. Están demasiado ocupados buscando su identidad propia. La unica identidad de un hijo se encuentra en… su padre. Un huérfano nunca habla de un amor por un padre, pero el hijo se consume con nada más. Un esclavo trata de hacer lo bueno, pero un hijo conoce y vive la voluntad de Su Padre.

 

He oído que algunos afirman casualmente que son un hijo o una hija de Dios. Sin embargo, sus vidas, sus conversaciónes y sus espíritus revelan que no saben ni el Espíritu del Hijo, ni el amor del Padre. Cuando como huérfano, continuas de buscar a tientas una identidad en algo en este mundo, revela la ausencia del Espíritu de siendo hijo. Te aferras a un puesto de trabajo, una comunidad, cualquier cosa o nada, porque faltas el relgalo que Dios te quiere dar personalmente en Su Espíritu si te entregas a Su Hijo.

 

Dios nos creó para vivir y caminar en comunión con Él, no como esclavos, sin libre albedrío, sino como hijos e hijas que eligen a amarlo. La rebelión de Adán rompió esta comunión y dejó a todos los hombres a vagar como huérfanos. Jesús vino a crear un medio por el cual Su Padre, podría volver a ser nuestro Padre. El objetivo, por tanto, no está en el huérfano, obviamente, sino en el Padre. Así que no te centras en ti mismo. El amor del Padre está enfocada a Su Hijo; Jesús, y es sólo en Su Hijo que  puedes entrar en el Amor del Padre. Concéntrate en Jesús, y vas a llegar al amor del Padre.

 

El Espíritu de Cristo (Cristo-iano) es el Espíritu de un Hijo. No es vaga o genérica. No es mal interpretado. No existen múltiples versiones. No grita “soy cristiano”, “ya he hecho, ya tengo” o “lo intento, pero nadie es perfecto”. El Espíritu de Cristo clama una cosa: “¡Abba, Padre!”. ¿Realmente conoces la profundidad de esto Espíritu en tu vida cada día? Seas honesto. Al conocer al Padre, Él resuena a través de cada aspecto de tu existencia. Él se convierte en tu obsesión, Él consume tu tiempo, tus pensamientos, tu conversación y tu vida. Como un hijo, vives Sus respuestas y como un Padre, Él responde a tus acciones.

 

Jesús reveló que cuando su Espíritu, el Espíritu Santo, entra en un hombre unicamente, enteramente, y todas cosas para aquel vuelven y se reducen al Padre. En esta conversión gloriosa, Su Padre,  se convierte en tu Papá. Y esto trae el final de todo que eres tú y te lleva a la todo lo que Él es. ¿Por qué necesitas a Jesús? Porque Él es el Hijo, y solamente en Él encontrarás… El Padre.

 

Gracias por leer,

 

Juan

Algunas de las referencias en este blog: Mt.5:45, 6:4-9, 12:34+50,  Jn.1:14, 6:57, 14: 6-17-23, 20:17, *el Evangelio entero de San Juan*, Rom.8:15, Mk.14:36, Gal.4:6,