No Le Gusta Cebolla

Es interesante como pensamos en “personas pobres”. Es como si fueron otro tipo de persona. Obviamente, no es verdad pero sí pensamos así a veces. Existen nosotros, los que tienen vidas importantes y “los pobres”. Y pues, hace un poco tiempo estuvo hablando con un hombre y me dí cuenta de esto…  él no es una “persona pobre” sino que una persona. Cada uno, son individuales con historias, con gustos y desgustos, con ideas y inspiraciones y sueños y aún un color preferido.

Como otro amigo nuesto, Guillermo (voy escribir una historia larga sobre él cuando tengo el tiempo), pero él no le gusta cebolla, ni enselada. Para nada, si le das una hamburgesa con algo de lechuga, lo va quitar antes de comer. Pues cuando le conocí la primera vez y me pidio algo sin cebolla y sin ensalada, esto me soprendio. De hecho quería pizza de hawaiiana, su preferido. Y pues en esto él me ayudó a ver personas de la calle, como personas. Pues sé que suena raro decir esto,  y puedes pensar “obivo Juan… “. Pero como todo es algo saberlo y es otra cosa conocerlo. Es una cosa sentir lastima para una persona que ves de la distancia. Es otra cosa aprender de ellos quienes son.

Hace una semana más o menos nosotros fuimos a un lugar cerca las lineas viejas del tren cerca la 19 dónde están muchísimas personas con tanta necesidad. Nosotros fuimos a la panadería que queda cerca y pedíamos si tenían algo de pan que les sobrio. Y normalmente tienen muchísima gusto en ayudarnos, y en esa vez nos dieron unas bolsas grandes de unos centenarios de pan. Mis hermanas y mi mamá hicieron unos paquetes de fruta, pan, jugo y nuestros bolantes sencillos para ellos.

La próxima vez que fuimos al centro, nosotros fuimos a ese lugar para repartir estos. No fue nada grande pero sí me soprendio tan agredecidos fueron y, en especial, tan hermosos. Hombres y mujeres con cuentos y ideas (pues muchos, haha) y gustos y desgustos. Querían todo que teníamos de ropa o lo que sea pero si no lo necesitaban, nos dijeron “No, no necesitos esto.. no me quepa” o lo que sea y lo devoliveron. Nos contaron algunos de sus historias, y obviamente son trágicos, pero la verdad es que pudieron pasa a cualquier de nosotros. Estoy haciendo una película y en un parte hablé con muchos de la calle en Nueva York y me soprendió tantos tenía vidas perfectamente normales y de repente algo sucedió y cambió todo. 

La razón que gasto el tiempo en escribir esto no es para jactarnos sino que quizá alguién puede ser un poco inspirado hacer algo. Cualquiera persona, pobre o rico puede hacer algo así. Y te digo que la recompensa para tí, tanto para ellos es significante.

Gracias por leer.

Juan

Food-packets-for-the-poor What-a-place Whatever-You-Do-For-The-Least-Of-My-Brothers Remember-the-poor Busqueda-y-Rescate Theyre-not-poor-people-but-people-that-are-poor David-Talking-With-Man