Miedo De La Oscuridad

 

Behind-the-Image-Recovered3

En el fondo de cada uno de nosotros existe un miedo terrible de estar “solos”. Cada rincón de nuestra sociedad refleja nuestros deseos más profundos de querer ser queridos. Las redes sociales agregan y cuentan cuántos amigos tenemos para que nos podamos sentir, quizá, uno poco menos solos. La televisión, la música, el Internet, los anuncios comerciales,  los videos, los carteles, las revistas, y tantas otras cosas nos recuerdan que necesitamos encontrar a alguien, en algún lugar, y de alguna manera. Este disparate ha llegado al extremo de conducir a los hombres a inventar un sistema automático para tratar de “Juntar” a la gente usando el Internet. “Sin duda el Internet me ayudará a encontrar mi destino”. ¿Una actitud “desesperada”? En realidad esto es una locura. Pero, ¿Puedes enfrentar tu soledad?  ¿Puedes enfrentar tu miedo más grande? Tienes que darte cuenta que nuestra sociedad nos influencia en una forma enorme. Desde nuestra  infancia nos dice que debemos hacer y cómo debemos vivir, y nos hace hacer cosas que no tienen razón. Ahora, aquí, estoy pidiendo que me des la oportunidad de decirte algo que quizá no quieres enfrentar. ¡No es una broma! ¡No es un Juego! ¡Tu vida está en tus manos! Si estuvieras dispuesto a OÍR esto,  y a ir más allá del miedo, entonces entra en la oscuridad, y te encontrarás con algo llamado: ¡Todo! Si me escuchas y me haces caso ahora, puedes evitar el desastre más grande de tu vida.

Imagínate la escena más impresionante de una película de horror en plena luz del medio día, con mucha gente alrededor; no te daría mucho miedo, ¿verdad?, ni muchos menos. La luz del día, arruina totalmente una buena película de terror, así como el hecho de que haya  mucha gente alrededor (a menos que sean zombis o algo así). Cuando éramos niños, estar solos en un bosque oscuro era algo para evitar completamente. Al menos fue así para mí; no sé cómo lo sabía, pero seguro que había algo cerca que iba a tratar de atacarme y probablemente a comerme. Así que la respuesta siempre era: que mi hermanito vaya conmigo y camine justo en frente de mí. Yo estaba seguro de que él parecía más sabroso que yo (que buen tipo soy, ¿no?).

Hoy en día no gastamos mucho tiempo caminando solos en bosques oscuros. Si lo hacemos, sabemos que no hay nada que temer (a excepción de evitar a cualquier persona que lleve consigo una motosierra); este es uno de mejores aspectos de crecer y ser mayor, porque al ver la verdad y la realidad se pierde el temor. Pero ahora nos ocupamos de un tipo distinto de miedo, ya no es un bosque. Tal vez sea un lugar mucho más grande llamado “el mundo”. Un mundo muy cruel y oscuro con nadie a quien acudir. En el fondo del corazón grita una voz que dice “estoy perdido, tengo miedo, necesito ayuda.”; pero nadie puede saber esto, tenemos que mantener una imagen para que aparentemente todo este arreglado. Al igual que lo hice yo, al tratar de convencer a mi hermanito de que no había de que tener miedo, aunque en realidad, yo me aterrorizado. Además, de pronto nos damos cuenta que no hay nadie que nos escuche y realmente, a nadie le importa. Pero no queremos enfrentar este mundo si estamos solos. Es así, cómo este mundo, y nuestros miedos nos guían, pensamos que tener muchos amigos es la respuesta. Creo que si tú pudieras ser completamente honesto, podrías confesar que como todos nosotros, te sientes desesperado por encontrar a alguien que te quiera. Tienes miedo de estar solo, y ese miedo es normal, de hecho todos compartimos ese miedo. El problema es que no desaparece cuando nos hacemos mayores, y tan solo existe una forma para exteriorizar y vencer ese miedo: enfrentarlo.

Todos sabemos como se siente estar abandonado en una situación y obligado a enfrentarse a la oscuridad solitaria llamada: “la vida”. A veces puede ser insoportable. Así que la mayoría de la gente adopta medidas extremas para tratar de ser más agradables y rodearse por todo el mundo. Algunos piensan “Ser aceptado no es una opción, es una necesidad vital”; esto te obliga a hacer cosas que nunca harías y a decir cosas que nunca dirías. Así, después de  un cierto número de meses, quizá años, tú ya no eres tú. Ahora eres tan sólo un mero reflejo de lo que piensas que la gente quiere que seas. Esta decisión fatal de simplemente ‘seguir a la mayoría’ resulta en un desastre mucho mayor de lo que pudiéramos llegar a comprender; he visto a gente perder todo sentido de la personalidad y la individualidad. Incluso los “pensadores libres” de hoy son exactamente iguales a todos los demás “pensadores libres”. Los “rebeldes” son precisamente como el resto de los “rebeldes”.  Cómo jóvenes simulamos todas las cosas que son agradables para los demás, incluso hasta la forma de cortarse el cabello. Después de haber visitado todos los Estados en los E.U.A. y países de todo el mundo, es difícil creer y francamente, es horrible ver la indiferencia generalizada. La gente robóticamente recicla las mismas ideas y el pensamiento de Nueva York hasta Europa y hasta todo el planeta.Todos  cae en el molde preestablecido. Dicen exactamente las mismas palabras pero insisten en que son diferentes. Lo siento, pero están muy equivocados. Sin embargo, la alternativa no es una opción para la mayoría de la gente. … La Soledad.   * ¿QUÉ???!!! *

El verdadero “pensamiento libre” significa ser libre de cualquier influencia exterior. Trata  de imaginar  cómo sería dejar de considerar por completo lo que piensan los que te rodean; Sería bastante impresionante, ¿no? ¿Imposible? Nada es imposible (Marcos 10:27)

Te desafío a tomar la soledad como una ejecución de una prueba. Pasa algún tiempo de calidad estando solo, sin nada más que hacer, y sin tener contigo ningún juego electrónico, ni teléfono celular, o tu correo electrónico, ni tampoco utilizando el Facebook, o el mp3. ¡Nada!. Apaga todo y detente a observar qué pasa. ¿Puedes soportarlo? ¿Por cuánto tiempo? Ahora, da un paso más, deja que tu mente empiece a pensar en cosas más profundas. ¿Tienes miedo de estar solo?  Vas a ver que sientes una fuerza muy adentro de ti para rápidamente encontrar algo para llenarte en cada momento. Tal vez sea una persona, o un trabajo, o un proyecto que constantemente invade tu mente vulnerable; puede ser algo bueno o malo pero te detiene en tu propósito de pensar en lo que quieres. Aun así, hay que encontrar una manera para silenciar todo. Tomará tiempo y práctica, pero te garantizo que valdrá la pena. Será que acaso, ¿algo sorprendente puede pasar? ¿Quizá  la oscuridad podría convertirse en la luz?

Ahora empieza a hablar. Sí, como si fueras un loco. Pero no a ti mismo y nada de babea. Dialoga con Jesús. Tú y Él, frente a frente. (Me encanta trotar grandes distancias porque en estas ocasiones encuentro mucho tiempo para hacer esto.) ¿Quién es Él y que quiere Él de ti? Seguramente dirás… “Yo he hecho esto”, o  tal vez piensas que pudieras hacerlo fácilmente, pero en realidad lo dudo. Es muy difícil y requiere  de alguien que esté decidido y resuelto. El silencio es un arte. La soledad es una fortaleza. La comunión es magnífica (Sal.62: 1, Is.26:3-5, Lm 3:25-29 y Juan 14: 23, 15-1-8).

Sabias que La Palabra de Dios dice; “… La amistad con el mundo es el odio hacia Dios…” (Jer.17: 5, 2Cor.6: 17, JM.4: 4, 2Tim.3: 5).

Sin embargo, hoy en día aquellos que se hacen llamar “cristianos” irán a la tumba argumentando que deben asistir a una “iglesia”, simplemente porque no quieren buscar a Dios estando solos. La verdad es que sus “iglesias” no son más que clubes llenos de cualquier cosa. No tienen nada que ver con Jesús. ¡Mira cómo son sus vidas! ¿Qué hacen y cómo se comportan? Ellos son precisamente como los paganos.

La gente temerariamente se sumergirá en una relación para evitar el horror de la soledad. Pero como si bucearan en una piscina sin agua, aún se encuentran  solos y ahora además muy heridos.

Las personas pasan toda su vida desempeñando un trabajo mundano, y viven en la misma casa,  porque no están dispuestos a romper con la mayoría.

Te lo ruego, no seas una de esas personas. No seas esclavo de la mayoría. Ve a estar solo ahora, antes de perder tu corazón. No vas a desmayar y morir al instante, te lo prometo. Tú puedes hacerlo, ¡Dios puede capacitarte! (Marcos10: 27). Encuentra un parque o un lugar seguro cerca tu casa donde puedes ir para estar solo. Si no existe, tienes que encontrar un cuarto o un momento en que puedas estar solo.  Sería fácil  para cualquier persona refutar esta afirmación y decir ” si claro, existen muchísimas personas que deben actuar así, pero yo no”. Pero, ¿qué de ti? No tienes nada que perder al empezar a buscar ese tiempo de soledad. Busca momentos de soledad tantas veces como puedas durante el tiempo que te queda. No hay excusas. Si lo quieres hacer, ¡hazlo! Comienza a pensar en las cosas profundas de la vida. Comienza a buscar a Jesús (Mateo 7:7).

He oído a “cristianos” decir “yo nunca estoy solo porque Dios está conmigo”. Suena poético, pero obviamente no es real para ellos. Mira sus vidas, todo en ellas depende de otras personas. Ellos no tienen resolución para vivir por Jesús, sin importar el costo que esto implique. Pero esta afirmación simple podría ser verdad para ti. Jesús realmente podría convertirse en tu amigo de una manera muy real y práctica (Juan 15:15). Me quedo con el rey David, cuando dice “voy a esperar en silencio sólo por Dios…” (Sal.62: 1). He visto el asombroso poder de estar solo y buscar a Jesús. Yo personalmente doy testimonio de su capacidad para conocerme y hablar conmigo.

Hay una recompensa en la soledad, una promesa para cosas mejores. Tal vez suene muy loco, pero es la obsesión con nosotros mismos la que nos impide encontrar lo que necesitamos tan desesperadamente, EL AMOR. Encontrar una novia o un novio, ¡no es la respuesta! El matrimonio hoy en día es el vínculo de dos personas egoístas que buscan ser amados por el otro, pero esto no funciona por mucho tiempo. El sueño romántico desaparece y se convierte en una pesadilla real de la vida en poco tiempo. Confíame, lo he visto pasar tantas veces a muchas personas. La prioridad de encontrar un novio en este mundo, ¡no es inocente! ¡Es diabólica!

En los colegios y en cada rincón de la sociedad Satanás está tratando de cumplir su plan para tu vida, ¡destruirte! Todos están tratando de encontrar a “alguien especial” para sí mismos. ¡TODOS! Así, la gente hace todo lo que puede para encontrar un novio.; y cuando lo encuentran,  deciden rápidamente casarse con aquel extranjero egoísta. Dicen “no hay nadie como él/ella en el mundo”, pero en realidad hay millones de personas en  todo el mundo precisamente iguales a él o ella. Luego están felices por unos pocos años. Después, se aburren y empiezan a buscar otra cosa/persona para llenar el vacío que aún permanece en sus vidas. Satanás asiste en construir situaciones malas en el matrimonio. Después de mucho sufrimiento, se divorcian y ahora los corazones son aplastados; cuando esto sucede estas personas se encuentran llenas de amargura, remordimiento y enojo y la posibilidad de encontrar a Jesús es más pequeña. ¡Satanás gana!

¿Tú quieres esto? No te preocupes, seguramente esto va a pasar en tu vida y un día vas a tener tu propio divorcio; vas a estar tan lleno de rabia que podrías hasta querer  matar a alguien. Vas a estar tan herido que lloraras por horas, te vas a encontrar tan confundido que  pensarás en otras personas por días, semanas y meses mientras tu vida pasa. Vas a anhelar con toda tu alma que pudieras volver al pasado y que nunca te hubieras casado con ella/él. Todo esto va a pasar si no haces algo extremo ahora;  si no  decides que realmente no necesitas casarte. Pablo y Jesús dicen que es mejor dejar de casarse.

Soy  un joven de 22 años; soy feo pero no feísimo. Podría casarme con  la chica que quisiera y he tenido  muchas oportunidades. Conozco la tentación amigo, pero en realidad no vale la pena. En verdad me siento completamente contento de vivir por Jesús. No es aburrido ni religioso, ¡es maravilloso! Dios me da todo, todo lo que necesito. ¿A veces me siento solo? Sí, obvio; pero la vida es un viaje solitario y va a pasar como un soplo. Puedo “aguantar” mis años, sin importar lo cortos que sean, sin una mujer para hacerme feliz. En realidad no quiero estar herido, ni sentir tristeza, ni vivir peleas, ni el llanto, las mentiras y todas las  demás cosas tan “chéveres” que implican el “amor”. Tampoco quiero una mujer de temperamento muy fuerte para decirme que debo hacer con mi vida. No soy tan tonto para creer en las canciones, películas y otras cosas que nos dicen que el amor es una fantasía. La realidad es obvia para los que quieren reconocerla.

Casarse no es tu propósito en la vida. Dios tiene algo más para ti si lo buscas a Él (Is.33: 3). No puedes imaginar la alegría que hay en buscar para dar amor (amor verdadero 1Cor13) en lugar de sólo querer amor. Si lo creas o no, estar casado no hace desaparecer tu soledad. La soledad es el resultado del pecado y estar separado de tu Creador, pero no es la consecuencia de la falta de un matrimonio. (Tomate el tiempo para leer: Mateo 19:10 ss, 1 Corintios 7:8, 20, : Eclesiastés 7:26 y Proverbios 21:09 y 25:24, Is 59:2). Lo más probable es que vivas toda tu vida sin encontrar tu propósito verdadero.

Hay tantas cosas en contra de nosotros mientras crecemos en esta generación. Lo más probable es que seas uno más de aquellos que hacen parte del porcentaje de divorcio en tu país; o como mínimo tal vez serás otro corazón destruido entre millones.  Las probabilidades están en tu contra y las fichas se apilan a una altura tan inalcanzable, que muy seguramente no lograrás lo que realmente quieres para tu vida. Tu única esperanza es “hacerlo solo” (Lees: Lucas 14:26), pero no como un monje que vive en una montaña remota ya que obviamente esto no es realista ni es de lo que hablo en este momento. Estoy hablando de una elección, en el fondo de tu ser, no permitas que otras personas determinen  TU futuro. Si no eres firme, ¡caerás! Por favor, amigo mío, considera seriamente lo que  acabas de leer. ¡TU VIDA ESTA EN QUE MANOS! No dejes que nadie te la robe. Si  tu no encuentras la luz que permanecerás en la oscuridad (Efesios 5:14).