Luz

En otoño, la luz cambia las hojas ordinarias a colores brillantes. De la misma manera, Dios te ofrece Su Luz, aquí mismo, para suministrar un cambio extraordinario a cualquier persona común, como la solución práctica a todos tus problemas. Salmos 119:130, Juan 3

Puede sonar simplista, pero la verdad es que aquí, al frente tuyo, está la respuesta a todos tus problemas. La cuestión es si hagas que tu corazón se esfuerce por entender. Dios no es un monstruo exigente, distante de tu humanidad. Recuerda la historia. ¡Dios se hizo carne! En la cruz, Jesús experimentó los más oscuros lugares de los que algún hombre pueda experimentar. Todo dolor, enojo y remordimiento están completamente comprendidos y resueltos en la revelación de Dios. El llamado aquí no es emoción o exageración religiosa, sino que va dirigido a ti, como una persona inteligente, creada a la misma imagen de Dios. Te pedimos que ajustes toda actitud de prejuicio causada por influencias sesgadas. Nuestra meta no es conseguir que te unas a un grupo o que seas una persona “buena” en vez de una “mala” persona. ¡Danos sinceridad y te daremos ENTENDIMIENTO!
¿Es mucho pedirte que regreses conmigo a unos 10,000 años atrás? Pues…no literalmente. En serio, imagínate ser el primer hombre creado. En realidad caminas con Dios en un jardín perfecto. Crees que lo sabes todo con una voluntad libre para hacer lo que quieras. Decides ignorar los mandamientos de Dios y hacerlo de tu PROPIO modo: “¿Por qué no debería comer del árbol? YO SOY dueño de mí mismo”. El EGO nació. De repente una entidad hostil del mal, del dolor y de la muerte, invade y corrompe tu cuerpo. La conciencia de ti mismo, el remordimiento, la ira incontrolable y la soledad, en un momento, te aíslan por completo de tu Creador.

HD 3d color fall autumn leaf 2103

Esto no es un cuento escrito por las hadas. El libro del Génesis es un documento histórico validado por los eruditos como confiable. Documenta la trágica historia verdadera de nuestro origen humano. No hemos “evolucionado” del limo de un estanque a través de varias divisiones del mono. NACEMOS dentro de la misma naturaleza humana del “alma” rebelde de Adán y Eva. Sin embargo, es por esta misma razón que Dios no te culpa por la decisión de ellos de pecar (2 Cor.5:19). ¿ENTENDISTE? ¡Esto es asombroso! Todo el mundo sufre las consecuencias terribles de algo que surge de una naturaleza humana, que, en cierto sentido, no es la tuya por elección. Dios entiende esto y respondió en consecuencia. Ahora tienes una opción al igual que la tuvo Adán. Puedes escoger obedecer la revelación de Dios para la redención o aferrarte al “instinto humano” y sufrir la maldición de un auto-centrado ego independiente. Te suplico que te esfuerces alcanzar la “mirada” necesaria para lograr la ayuda íntima de la cruz (Jn.3:14/Núm.21:9).

El pecado (toda cosa mala) no es el resultado de tu personalidad o decisiones individuales. Nuestra composición molecular misma está infectada con una “enfermedad” hostil (Jer.17:9). Es mucho más poderosa que nosotrosmonstruo a dentro y está constantemente trabajando en nuestra contra. Confusión e influencias engañosas nublan nuestra mente en las decisiones más básicas porque estamos separados de nuestro Creador.
Cada momento de cada día luchamos, tanto consciente como inconscientemente, con sentimientos incontrolables de tristeza y depresión. No es una cuestión de “Salud Mental”. Este es el ente del pecado de Adán que se esconde en un lugar que ni siquiera podemos encontrar. Aprovechas cualquiera, de la amplia gama mundana, de proposiciones y vicios para que te ayuden a distraerte de tu guerra interna. En el fondo de tu corazón una angustia silenciosa grita “¡Que alguien me ayude! ¡Ámame!” Hacemos cosas que no podemos explicar y que queremos ocultar. Cometemos errores terribles que alteran nuestra vida. Todo esto porque Dios ES distante debido a tu pecado (Is.59:2). Satanás emplea todo lo posible para que no lidies con ello. Nadie habla del pecado. Es como un tema prohibido. No es tonto Satanás. Él gobierna este mundo (todos los hombres) a través de este monstruo enigmático en el interior y nadie tiene ni idea de cómo tratar con eso…con él (Jn.12:31,14:30 / Ef. 2 2,6:12 /1 Jn.5:19).
Es alucinante que algo tan antiguo sea el culpable de nuestros problemas hoy. Las “iglesias” de hoy no tienen ni idea de que el PECADO es una NATURALEZA y no algo que hacemos o dejamos de hacer; que no existen buenas personas “Cristianas” y malas personas paganas; que todos los hombres, como la descendencia de Adán, son malos en la misma existencia dentro de la cual que nacemos (Gn.3/Ecl.9:3). Nadie sabe ni siquiera cómo hablar del pecado. El objetivo es salir de debajo de la nube negra que es existir como un huérfano perdido y entrar a un cielo azul que es vivir en la actividad redentora de Dios para convertirte en un hijo adoptivo. Dios quiere enviar Su Espíritu a tu corazón con el grito gozoso de reconciliación “¡Padre…Papá!”(Rm8:15, Gál.4:6). Pero, ¿cómo puede ocurrir esto si el pecado corre por nuestra misma sangre? La libertad empieza por sacar lo de dentro afuera, a los brazos abiertos de un Padre compasivo. La humildad, la transparencia y la fe abren la puerta hacia la Puerta (Jn.10:7).
Dios completamente entiende todo que ha “salido de la nada” para destruir tu vida, tus relaciones y tu hogar. Él no espera que TÚ te hagas bueno. Él revela que “No hay justo, ni aun uno” (Rm.3:10,5:12). Dios extiende un plan de redención por medio de la FE (Rm.1:17). Jesús nos ha proporcionado una salvación que Él te quiere “contar” por medio de la FE (lee Rm.4)! En cualquier lugar, para cualquier persona, cualquier cosa, en cualquier momento, por todos lados, el perdón es un absoluto. El pecado no puede desaparecer al igual que no puede desaparecer tu cuerpo. Por eso Dios inventó una forma de destruir lo que había en nosotros (PECADO) sin destruirnos. Jesús vivió “… en semejanza de carne de pecado…” sin ceder al pecado (Rm.8:3). Luego Él mató el pecado al tomarlo en Su propio cuerpo hacia la cruz (1Pt.2:24/Col.2:14). Él proporcionó ‘la expiación’ y la perfección que Dios exige para la comunión (Heb.7:27). Cuando Jesús resucitó, se convirtió en el Primogénito de una nueva raza, el segundo Adán (Mt.28:2,27:51/1 Cor.15:45/Ap.1:5+18).
Él puede “contar” Su vida justa y toda Su obra en la cruz a tu cuenta, mientras estás en tu cuerpo de pecado. Puedes recibir Su Espíritu Santo y se te puede enseñar a tratar con tu pecado como una entidad irrelevante, estar liberado de sus consecuencias y reemplazar fracaso con unción (Jn.14:26/Gál.5:22/Rm.6:6,7:17,8:1/Mt.10:39). Satanás te dice que tu pecado es demasiado oscuro, intencional y recurrente, y que tienes que “mejorar”. Jesús ya cargó con todos los pecados de todo tiempo. Nunca puedes ser “mejor” (Jn.8:32/Heb.9:12,10:10). El plan del Padre no deja a nadie con excusa (Jn.15:25). Ningún hombre puede hacerse justo por hacer lo justo (la ley) o “Cristo habría muerto en vano” (Gál.2:16-21). Los religiosos insisten en que tienes que ir a una “iglesia” y hacer muchas cosas. Cualquier requisito, sino la fe, es el legalismo y el pecado (Rm.14:23,10:4ff). ¡Jesús hizo todo! Entonces la FE en Él es todo lo que Dios requiere. Cree mas allá de ti mismo. Cede a Su proceso (Jn.12:24-25). Jesús no dice “Ve a una iglesia”. Él es vivo hoy y dice “…Ven a Mí…” (Mt.11:28/Ap.1:18). Pídale “nacer de nuevo” (Jn.3:3).

Si tienes preguntas , por favor, no dudes en escribirnos.